jueves, 26 de septiembre de 2013

COSTILLA GUISADA





























Todas las recetas que veo de costilla las cocinan con vino blanco, personalmente me gusta más el vino tinto para guisar carnes a menos que se trate de aves como el pollo, pavo o similares porque a las codornices les va muy bien el vino tinto. Os dejo mi receta de costilla guisada, un clásico de toda la vida pero con un toque personal, le quito algo y le añado o le cambio algún ingrediente. No lo puedo evitar.

Ingredientes para 4 personas
1 Kg de costillas
1 kg de patatas 
1 pimiento rojo
1 cebolla grande, 
2 cuch de pasta de ñora
1 cuch. de pimentón picante, 
1 cabeza de ajos (más 2 dientes extra), 
2 tomates pera (o 4 cucharadas de nuestra salsa de tomate)
un poco de vino tinto, 
1 hoja de laurel, 
1 cuch. de bovril.
sal

  1. En una olla o cazuela echa cuatro o cinco cucharadas de aceite de oliva y ponla a fuego medio-alto.
  2. Limpia bien de grasas las costillas y échalas en la olla para que se doren.
  3. Mientras tanto lava muy bien las verduras, pélalas y las cortas en trocitos muy pequeños 
  4. Cuando esté la costilla bien dorada echa la cebolla, el pimiento rojo que dejaremos pochar. Añadímos el tomate. Deja que se haga lentamente, salpimenta e incorpora la hoja de laurel, la media cabeza de ajos y la carne del pimiento choricero que tenías en remojo. 
  5. Una vez la verdura esté bien pochada incorpora la cucharadita de pimentón, remueve y seguidamente agrega el  bovril y un buen chorro de vino tinto, dejamos que reduzca el vino y dejamos a fuego medio o en la olla exprés unos quince (15′) minutos.
  6. Pela las patatas y las troceas “chascandolas” o “triscandolas”. Tienen que ser trozos irregulares pero de similar tamaño para que se hagan por igual. Lávalas bien e incorpóralas en la olla, tardarán sólo diez (10′) minutos en hacerse si cierras la olla o déjalas hacer a fuego lento hasta que estén tiernas. Si ves que tiene poco caldo puedes añadir algo más. Al chascar las patatas y no cortarlas soltarán la mas fécula que ayudará a espesar el caldo.
  7. Cuando estén tiernas las patatas retira del fuego. Si encontrais la cabeza de ajos la podeis retirar, yo no la encuentro nunca, desaparece por arte de magia. 
¡Pedazo de pan y a la mesa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario